07 diciembre, 2009

LA MUERTE Y LA HISTORIA: EL CEMENTERIO GENERAL DE AREQUIPA

El Cementerio General de Arequipa, establecido en la década de los 30´ del siglo XIX, forma parte de las profundas reformas urbanas que se implantaron en la América Hispana con la introducción de los nuevos paradigmas borbónicos. Hasta ese momento, los fallecidos en las ciudades americanas eran enterrados en las catacumbas de las iglesias. En Arequipa se eligió para el establecimiento del cementerio un amplísimo terreno que era llamado comúnmente "la Apacheta", el nombre quechua denota una antigua utilización del espacio para rituales sagrados. Fue inaugurado con los restos mortales de Mariano Melgar, el poeta independentista fusilado por los realistas en Umachiri; paradójicamente se desconoce el lugar de reposo del famoso vate. Las siguientes tomas corresponden a un breve paseo por el camposanto el sábado pasado. (Todas las fotografías: Jorge Bedregal La Vera)

Bella alameda central




El Misti enmarca la escultura que preside un mausoleo


Preciosista Ángel de la Buena Muerte


Estremecedora lápida de la tumba de un niño


Bizarro mausoleo familiar recargado de símbolos arcanos


La vida y la muerte con la presencia permanente del volcán


Extraño momento, un nacimiento en una tumba


Tumba inconclusa



Última morada casi borrada por el tiempo y el olvido


Extraño cenotafio en la prácticamente desconocida zona judía del cementerio



Esfinge de sillar, ecléctica muestra de cultura tanática


Hierática escultura sobre un mausoleo familiar

7 comentarios:

Letras del Sur dijo...

hola jorge, hace tiempo que no voy por el cementerio, recuerdo que cuando niño iba casi todos los domingos y me parecía enorme. Tengo el recuerdo de la Alameda central que me parecía interminable, las vendedoras de flores y el sol ardiente del mediodía y cómo no de los chicos que se ofrecen con el agua. Una pregunta, recuerdas hasta cuando estaban las palmeras enormes que se veían desde lejos. Me parecía que nunca iban a desaparecer y un buen día no las vi mas. Un abrazo

Arturo C

Jorge Bedregal La Vera dijo...

Las palameras de la entrada, gigantescas, eran parte de nuestra historia familiar y les inventábamos peleas amores y reconciliaciones ya que se acercaban o alejaban unas con otras con el viento. Algún reformador las tiró abajo. Abrazos y gracias por el comentario.

Juan dijo...

Bufff que luctuosa entrada nos publicas.La vedad que los cementerios me van gustando poco a poco algo más por la paz que se respira en ellos y por lo que inducen a la meditación y reflexión. De todas formas prefiero los parques, pues ya tendremos tiempo de descansar en ellos per sécula seculorum.
Saludos.

espe dijo...

muy buen reportaje y muy buenas fotos company !! :*

Cayetano dijo...

¡Qué triste esa cruz sola en la tierra!
¡Qué solos se quedan los muertos! Que decía el poeta.
En mi blog te he dejado una participación de lotería.
Suerte.

WILTHON ANTONI dijo...

SALUDOS DESDE NIÑO ME CRIE A LOS ALREDEDORES DEL CEMENTERIO GENERAL POR MOTIVO QUE MI PADRE VENDIA FLORES NATURALES Y MIMADRE SUS FAMOSOS CHICHARRONES Y SUS BUÑUELOS ( PICARONES ) TE CUENTO QUE EN ESE ENTONSES EL ADM. SR. ROBERTO PAREDES REALIZABA UNAS FIESTAS EN HONOR A LA VIRGEN DEL CARMEN SEMANA SEMANA DURABA LA FIESTA ESOS TIEMPOS NO VOLVERAN .LAS PALMERAS FUERON TALADAS CUANDO ESTUBO DE ADM. EL ING. OLIVARES YA FALLECIDO QUE UNA MAÑANA HUBO UN FUERTE VIENTO Y 1 SE DESPRENDIO DE LA RAIZ HASE MAS DE 6 AÑOS PERO LAS NUEBAS PLANTACIONES YA ESTAN DE 3 METROS SALUDOS AMIGOS.

flor yulissa dijo...

Yo siempre que puedo voy al cementerio con mucho respeto claro,me gusta fotografiar las esculturas y las tumbas mas antiguas. En especial martes que haypoca gente.