09 abril, 2009

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS


El Best seller del escritor irlandés Jhon Boyne fue llevado a la pantalla con relativo éxito. Es una conmovedora visión de la política genocida nazi contra el pueblo judío relatada a través de la inocencia de los ojos de un niño que es hijo del administrador nazi de un campo de concentración. A pesar de la, por momentos, edulcorada puesta en escena, producto de la estructura narrativa propia de la novela, la película es eficiente y conmovedora. El abrupto final toca, y mucho, las fibras de los espectadores que reciben la cachetada de una realidad que no por tener algunas décadas de vejez, es posible en nuestros tiempos. Luego de escuchar las destempladas argumentaciones del impresentable Edgar Núñez y de oir las estúpidas e ignorantes opiniones de un militar en retiro que decía que un museo de la memoria en el Perú no puede compararse a uno en Alemania, porque "en Alemania se vivió una guerra con otros países, por lo tanto ahí si es necesario un museo de la memoria, aquí fue un conflicto de peruanos", sólo nos queda referirlos a esta película (y otros miles de filmes más) para que se den cuenta que en Alemania fue un grupo de alemanes que asesinaron a millones de otros alemanes sólo por el hecho de profesar una religión diferente, seguir una ideología distinta, no ser arios por origen étnico o tener una orientación sexual "censurable" desde el estrecho punto de vista autoritario. Lo que pasó en nuestro país fue un abierto y escandaloso genocidio. La película es altamente recomendable para entender la "otredad".

1 comentario:

VERONICA dijo...

Realmente una pelicula conmovedora, eres testigo de cuanto me afecto no solo a mi sino a muchos espectadores, ver a traves de una pelicula hechos que sucedieron y sentir la impotencia ,de saber el sufrimiento y maltrato de gente inocente,solo nos queda pensar en el futuro y evitar que estas cosas vuelvan a suceder....un dia despues aun lloro :(