14 julio, 2009

SE ACABARON LOS SANFERMINES....


A pesar de mi posición antitaurina militante, no puedo dejar de sentirme seducido (desde 1985) por la locura que cada 7 de julio y por una semana, se instaura en la capital de Navarra, la espectacular ciudad de Pamplona. Todos los días, a las 8 de la mañana, estalla el "chupinazo" y se abren las puertas de un corral dejando salir a briosos toros que rocorrerán varios cientos de metros hasta otro corral en la plaza de toros pamplonica. En ese transcurrir por las estrechas calles, miles de jóvenes de todos los países imaginables, corren delante de las bestias, en un rito que se viene repitiendo (dicen que desde fines del siglo XVI) año tras año y que se ha convertido en la fiesta española más conocida y famosa del mundo. Antes que mis colegas antitaurinos me salten al cuello, quiero dejar en claro que esta fiesta me gusta especialmente porque los toros no mueren en el "encierro", los participantes no pueden hostigarlos o maltratarlos. Los astados pueden hacer daño y mucho. Este año murió uno de los corredores y hay un par aún en el hospital con severísimas heridas, pero aquí no vemos a una bestia vestida de luces y armado de espadas, enfrentándose a otra bestia delante de un público que paga por ver el horror de la sangre. En las calles de Pamplona vemos a jóvenes irresponsables, turistas despistados, personas deseosas de una dosis masiva de adrenalina o de desgaste de testosterona. También vemos a otros jóvenes que entienden que esta fiesta no es un caso de folklore descocado e irracional, que para ellos el correr es casi una liturgia y una vocación, a ellos va este post. ¡¡Gora San Fermín!!

5 comentarios:

VERONICA dijo...

A San Fermín venimos por ser nuestro patrón, nos cuide en el encierro dandonos su bendicion,
gora San Fermin!!
Gora!!!

Juan dijo...

Hoy son las 9 de la mañana del 15 de julio y estoy vacío porque no he visto ya el encierro en la tele. Mucha gente me ve como bicho raro al levantarme a las 7,45 cada mañana de vacaciones a ver los cánticos y el encierro, los comentarios y su repetición a cámara lenta. En efecto, madrugo y salto de la cama. Cuando veo el txupinazo cada 6 de julio, o me aso de calor, o empieza el Tour de la France es cuando me doy cuenta de que estoy de vacaciones. Los Sanfermines son un rito para mí, mucho más que los Sanjuanes u otra fiesta a lo largo del año.

¡Pobre de mí!
¡Pobre de mí!
¡Se han acabao las fiestas!
¡de San Feeeermíííínnnnnnn!

Me dejas asombrado de tus conocimientos de España.
Saludos

Cayetano dijo...

Amigo Jorge. Somos muchos en España los antitaurinos...y son también muchos los amantes de esta "fiesta" para mí salvaje. El problema es el gran arraigo popular que tiene y que da sentido a otras celebraciones como la de los Sanfermines que citas, donde la gente parece volverse loca al correr delante de los toros y jugarse la vida de esa manera.
¡Hay gustos para todo!
Un saludo.

VERONICA dijo...

Para Juan:
Mucha gente dices te ve como bicho raro al levantarte a las 7:45 am , imaginate nosostros al esperar hasta la 1 am de la mañana para ver 2 a 4 minutos de encierro y las repeticiones de una y otra cámara y a dia siguiente ir a trabajar con el cantico san fermin pegado en la cabeza.Soy maestra y poco me faltó para enseñar a mis niños el cantico :)
Si asi nos dicen bichos raros a mucha honra :)

Juan dijo...

Para Verónica, la joven colega, peruana y sanferminera:
Desde luego que enganchan los Sanfermines por todo el mundo. Se habla de prohibirlos como prólogo a la supresión de la fiesta taurina. Sería un bombazo, pues aunque los navarros no entienden de toros, al menos se divierten con estas fiestas. Tras el encierro hay entrevistas y salen en la tele personas llegadas a Pamplona desde lugares increíbles, de cualquier raza o nacionalidad, algunos llevan décadas yendo a Navarra. Imagina el bombazo si se prohiben los toros, sobre todo en el sur de España, en Andalucía, dónde es consustancial a su idiosincrasia. Sería curioso que muchos aficionados tendrían que verlos por la tele desde la plaza limeña del Hacho o desde México. Me hubiese gustado ir en los años 50, cuando iba Hemingway y era fiesta tranquila y sin tantas masas de borrashitos.
Ojalá algún día pudas ir a Pamplona y disfrutes de ellos, ya que te gustan tanto.
Un saludo desde Madrid.