03 junio, 2009

SAYWITE, EL CULTO AL AGUA Y LA FORMA

En el departamento de Apurímac se encuentra uno de los más importantes sitios arqueológicos de nuestro país. Saywite es un complejo de varias hectáreas donde podemos ver diferentes muestras de arte lítico y espacios rituales. Sobresale el famoso monolito que tiene en su superficie superior, una cantidad impresionante de tallas de animales, edificios, accidentes naturales y plantas. En aparente desorden, algunos han creído ver en la piedra todo un mapa del Tawantinsuyu con flora y fauna incluidas. Sin embargo, resulta particularmente claro el motivo de esta roca sagrada y es la de rendir culto al agua. La disposición de cada figura, las representaciones de templos con las famosas puertas trapezoidales incas, la existencia de andenes y camellones están dispuestas de modo tal que desde lo alto se puede verter agua y el líquido recorrerá, casi de manera mágica, todos los recovecos tallados en la piedra. Parte del gran centro ceremonial es la existencia de un impresionante y muy bien conservado usnu, relacionado con el de Tarawasi, el del coricancha en el Cusco y el de Tamburco, un poco más al oeste. Cuentan los lugareños que el presidente Belaúnde, en su primer período intentó llevarse el monolito para instalarlo en palacio de gobierno. Felizmente los pobladores se rebelaron ante tal despropósito. Aquí algunas tomas de Saywite y su impresionante belleza. (Todas las fotos: Jorge Bedregal La Vera)


Espléndida muestra del arte lítico pre-hispánico

Pacchas o fuentes de agua sagradas

Enigmático rostro de uno de los pumas


Gran puma, deidad relacionada con el agua

Huaru huarus o camellones

Andenes y templos

Vista posterior del monolito, nótese los agujeros por donde discurre el agua


Usnu de Saywite, alineado con el de Tarawasi y el del Coricancha