18 septiembre, 2009

EL PERRO SIN PELO PERUANO

La alianza entre seres humanos y perros viene de muy antiguo. Según recientes hipótesis, lo que determina el triunfo de los Cro Magnon sobre los Neanderthales es la presencia del perro al lado de los seres humanos contemporáneos. Los perros son quizá, los seres de mayor variedad de fenotipo externo entre los mamiferos. Los hay que pesan unos cuantos gramos hasta los que llegan a los 100 kilos, los tenemos pequeñitos como ratones o inmensos como caballos, existen unos con un pelaje que no se moja y otros que traen el cuerpo totalmente pelado. Entre estos últimos tenemos a una variedad de perro existente en el Perú y que prácticamente no tiene pelo, salvo algún que otro mechón sobre la coronilla o en el hocico.
Su presencia al lado del ser humano andino se puede rastrear arqueológicamente, con diversas representaciones artísticas, especialmente en la cerámica y su relación con los complejos rituales es innegable. Su imagen para muchas personas resulta abominable y esto provocó su casi extinción en el Perú hasta que descubrimos que no sólo son animales especialmente bellos e inteligentes y que tienen virtudes medicinales como valor agregado, sino que representan todo un lazo con un riquisimo pasado. Actualmente son protagonistas principales de cualquier exposición o concurso caninos en el continente, además de ver su retozante presencia en prácticamente todos los centros arqueológicos de la costa peruana. El precio de estas preciosas mascotas ha trepado a alturas estratosféricas y es casi un objeto de culto entre ciertas elites intelectualizadas del país. Lo cierto es que su pinta extraña, la textura inusual de su piel, el calor sorprendente y sanador de su compañía serán parte de nuestro paisaje por muchos siglos más.



Bellos y sagrados ejemplares en un ceramio moche

Precioso ejemplar cuidado en uno de los centros arqueológicos de la costa peruana


Engreido ejemplar de familia



Divertida caricatura de un perro sin pelo peruano

5 comentarios:

Yony W. Amanqui Tacar dijo...

El mejor amigo del hombre, no solo lo es en el mundo terrenal, sino también, en el más allá.
Los perros que se encuentran en los contextos arqueológicos peruanos del periodo prehispánico, responden a la necesidad que tiene el hombre de ser conducido en la vía láctea hacia el creador.
En la cosmovisón andina, el hombre al morir, tiene que encontrarse con el creador Wiracocha, sin embargo en su viaje, tiene que ser ayudado por un perro para que lo diriga, ya que a los pocos días de morir pierde la vista. Los preferidos eran los perros de color negro, y eran sacrificados para ser enterrados junto con el que fue su dueño.
En la tumba del señor de Sipán se encontro un perro, seguro que enterrado junto a él para conducirlo en su viaje hacia el creador.

Jorge Bedregal La Vera dijo...

Magnífico aporte Yony, me trae a la memoria el autoretrato de Guaman Poma cuando parte de viaje acompañado de "amigo" su perro

Cayetano dijo...

Además de las cualidades que cuentas sobre los "perros sin pelo", hay que añadir otra: no van poniendo todo perdido por ahí con la continua caída de pelo. Yo tuve uno peludito y todos los días al barrer salía pelo en cantidades industriales.
Un saludo.

Jorge Bedregal La Vera dijo...

Eso mismo, es hipoalergeno porque no tiene pelo, además su piel esta dos o tres grados por encima de lo normal, lo que lo convierte en un magnifico tratamiento para aliviar dolores reumaticos y artriticos (comprobado en persona... jejeje)

lino fino dijo...

INTERESANTE LO DEL PRIMER COMENTARIO...