23 marzo, 2009

EL MUSEO DE LA DIGNIDAD 2

Eloy Arribas Lázaro

Llegó a Arequipa desde la región de Valladolid (España) al final de la convulsa década de los 80' del siglo pasado. Apenas tenía 19 años, una guitarra y unas gigantescas ganas de cambio. Eloy Arribas Lázaro es uno de los grandes héroes civiles de nuestro país y de nuestro tiempo. No sólo estudió teología, que alimentaba su lado espiritual, sino que se inició en las ciencias de la comunicación con una visión pionera y de vanguardia. Eloy logró conformar un equipo magnífico que catalizó las justas aspiraciones de los pobladores de la parte alta de Miraflores, uniéndolas al objetivo de lograr el desarrollo educativo de la población. Fundó uno de los proyectos claves en el desarrollo comunicacional de la región: Ama Kella. A través de las ondas de Radio Yaraví, esta organización se posicionó como uno de los referentes periodísticos y educativos más importantes de Arequipa. Comprometido con los valores de la inclusión, entusiasta enemigo de corruptos y violadores de derechos humanos, Eloy Arribas cambió, gracias a su esfuerzo personal y el de su equipo, transformar el paisaje urbano de Arequipa y empoderó a muchas organizaciones populares. Su muerte aún me duele pero estoy convencido que trascendió la historia y la biología para estar siempre con nosotros. No nos mira desde el monumento que se erigió en su memoria, sino a través de los ojos de los miles de niños que tienen posibilidad de crecer en un ámbito donde el respeto a los derechos humanos y las ideas de la inclusión y la diversidad cultural sean el motor de cualquier cambio. Esta segunda vitrina del museo de la dignidad está ocupada por un gigante que nos sigue diciendo que el cambio es posible.