04 marzo, 2009

MEMORIA INDIGNADA


No es fácil vivir en el Perú, quién lo duda. Pero que nuestro propio mandatario (que al revés de lo que él mismo piensa, significa el que cumple un mandato) se dedique a trasmutar su discurso izquierdizante de candidato para pasar a una pose conservadora propia de cardenal opusdeísta, hace aún más difícil nuestro peregrinar en mi país. Al coro se suman, con voces estridentes y colmillos amarillentos, fujimoristas pretendiendo ablandar la dureza de nuestra propia historia. Hasta el premier, rebozante en su puesto fusible, se ha apresurado a ganar primeras planas aunque esto signifique ser parlante amplificador del impresentable presidente, renunciando a su memoria y principios para sumarse a la combi apestosa de los que pretenden que los peruanos muertos en la guerra interna se vuelvan a morir.

Me cuelgo un momento del blog de Marco Sifuentes y me copio unas declaraciones de Farid Matuk acerca del cálculo que tuvo que hacer la CVyR para poder determinar la cantidad de víctimas en los años de la violencia política. La metodología usada es impecable y no ha podido ser rebatida de manera profesional por nadie, a pesar que las cifras le espanten a Rey Rey, Cipriani, Fujimori y ahora al mismísimo presidente que se atreve a mencionar "exageraciones".

Y claro, saber que es incontrovertible que la mayor cantidad de víctimas se dio en su gobierno debe haber asustado su tetuda humanidad. Aqui las declaraciones de Matuk (más datos en http://utero.pe/)

Dice Farid Matuk: "La elaboración de las cifras de la CVR tiene como punto de partida que no todas las víctimas de la violencia política que nuestro país vivió entre 1980 y 2000 fueron registradas en los distintos padrones existentes, y por ello era necesario apelar a la estadística para conocer la realidad vivida, ya que la simple suma aritmética de las victimas en los padrones era una subestimación flagrante.
Pasados ya varios años, a pesar de que la lista de los padrones es de acceso público, nadie ha elaborado una medición alternativa a la efectuada por la CVR donde la suma aritmética de poco mas de veinte mil víctimas es calculada estadísticamente a poco menos de setenta mil víctimas. Todas las críticas a la cifras de la CVR son puramente retóricas, y hasta ahora nadie ha mostrado un método científico alternativo.
El modelo estadístico de la CVR tiene como criterio central: el agente perpetrador del crimen y el espacio geográfico del mismo, no teniendo peso alguno la fecha del crimen. Pero esto no impide que los resultados finales puedan ser reagrupados por años de ocurrencia, y en particular por gestión presidencial. Este resultado que no fue elaborado para el Informe Final de la CVR es el que se adjunta.
Belaunde 21,323
Garcia 25,834
Fujimori I 18,536
Fujimori II 2,057
TOTAL 67,750
Finalmente resulta coincidente que nuestro actual Presidente, no hace mucho sugirió enviar a toda la oposición a una muerte segura embarcandola en una balsa para lanzarlos en alta mar, que ciertamente es diferente a un tiro de gracia en la cabeza para luego ser arrojado en una fosa e incinerado. Pero ambos casos muestran el mismo grado de tolerancia política"